Aprovechamos esta ocasión especial con nieve en la puerta de casa para disfrutar de diferentes actividades como construir un muñeco de nieve, tener una pelea de bolas de nieve  y cómo no realizar un simple experimento científico de invierno y aprendiendo sobre las propiedades de la nieve.

Se tarda muy poco en prepararlo y pueden disfrutar niños de todas las edades.

Para poder realizarlo necesitamos los siguientes materiales:

Bote transparente

Marcador indeleble

Nieve

Llenamos el bote con nieve y lo compactamos un poco.

** Nota: dado que estamos poniendo nieve fría en un bote de vidrio, habrá algo de condensación en el exterior del bote durante el experimento, por lo que es posible que desee colocarlo sobre una toalla o una superficie que pueda mojarse.

Llevamos el bote dentro de casa y con el rotulador marcamos el nivel inicial de nieve y al lado la hora o bien los minutos.

Ésta es una forma divertida de repasar las horas y los minutos, los más mayores pueden apuntar el tiempo en minutos y al lado calcular su valor en segundos.

Puede ser difícil realizar la marca ya que el recipiente estará muy frío y húmedo, por lo que es posible que el marcador no funcione de inmediato, podemos poner una cinta o secarlo un poco y realizar la marca.

Comenzamos con la observación.

Al principio, registramos el nivel de nieve cada 15 minutos. Podemos llevar el control apuntándolos en el recipiente o bien en un papel.

Después de una hora más o menos, notamos un poco de agua en el fondo del recipiente. A medida que pase el tiempo observaremos que cada vez más nieve se convierte en agua!

Minutos más tarde la nieve se había reducido bastante y conseguimos ver un poco más de agua en la base.

Finalmente hacia las dos horas ya no quedaba nada de nieve y sólo teníamos agua en el recipiente.

Con esta actividad podemos, por ejemplo, plantear las siguientes preguntas a los niños:

Cuando la nieve se derrita por completo, ¿cuánta agua crees que quedará en el frasco?

-Cuánto tiempo crees que tardará en derretirse la nieve?

Investigamos, Qué es la densidad? ¿Tiene más densidad la nieve o el agua?

Después de resolver esos interrogantes llegamos a la conclusión que la nieve es menos densa que el agua. Cuando las gotas de agua se congelan y se convierten en copos de nieve, se esparcen y contienen muchas bolsas pequeñas de aire.

Pero esto había que comprobarlo realizando una prueba: Llenamos un vaso con agua fría y colocamos un poco de nieve dentro… ¿qué creéis que pasó?

¡La nieve flotaba en la parte superior! de esta forma comprobamos que la nieve es menos densa que el agua.

Al finalizar el experimento podremos borrar las marcas con un poco de alcohol y reutilizar el recipiente para cualquier otra actividad.

De este experimento podemos repasar o aprender sobre las horas, diferentes densidades, sobre los polos, el manto níveo, copos de nieve, incluso podemos medir la cantidad de nieve con una regla etc.

Os dejo un artículo de José Miguel Viñas dónde explica acerca de la densidad de la nieve.

Éste otro artículo también es muy interesante y hablan sobre los copos de nieve